Preguntas Frecuentes

PREGUNTASFRECUENTES

Dudas generalizadas de nuestros clientes

En términos referenciales, comparado con una estufa eléctrica, la potencia calorífica de una chimenea, fogón a etanol varía entre 2.500 y 5.500 watts. Así, por ejemplo, una chimenea a etanol tiene la capacidad de calefaccionar un área aproximada de 530 metros cuadrados; generando alrededor de 3.500 watts. Esto equivale al poder de calefacción de 3 estufas eléctricas.

El bioetanol puede ser adquirido directamente en NaturalWarm. Este puede ser comprado directamente en nuesto showroom de ventas ubicado en Buenaventura 1700 o ser despachado en la mayoría de las comunas que componen Santiago según factibilidad.

El tiempo de duración de los quemadores guarda directa relación con la capacidad de bioetanol cargado en el depósito de combustible y el nivel de regulación de la llama. La tabla de consumo de etanol por parte de los quemadores puede ser obtenida aquí.

Sí se puede. Con el regulador no sólo se puede controlar la llama sino que permite cerrar totalmente la apertura del flujo del bioetanol hacia el quemador. Esto se hace girando completamente el regulador del quemador contra el sentido del reloj.

Las emisiones producidas por la combustión del bioetanol es similar a tener dos velas encendidas; no contamina el ambiente ni es tóxica para el ser humano. Adicionalmente, emite vapor de agua el cual puede incluso resultar beneficioso: al compensar la pérdida de humedad ambiental que produce la emisión de cualquier fuente de calor.

No es necesaria la presencia de ningún tipo de ventilación complementaria puesto que la combustión no requiere de ningun tiraje especial.

Si el uso de los quemadores es el correcto, el riesgo de accidente es prácticamente nulo. Sin embargo, como cualquier solución de calefacción que utiliza llamas y un agente combustible inflamable, siempre conllevan un cierto riesgo.

Comparado con una chimenea tradicional – que utiliza madera – no existe la posibilidad que salten chispas o que rueden los troncos de madera encendidos que potencialmente pueden generar un peligro de incendio.

El bioetanol es alcohol desnaturalizado por lo que es un combustible altamente inflamable y puede resultar peligroso si no se respetan las normas de utilización básicas para este tipo de combustibles. Adicionalmente, este alcohol resulta tóxico en caso de que sea consumido por los seres humanos o animales. El poder calórico generado por los quemadores no es suficiente como para afectar negativamente la estabilidad de los elementos cercanos tales como las paredes, muebles etc.